23 de abril de 2014

ARE COLLEGE CAMPUSES OBSOLETE?

APRIL 22, 2014, The New Yorker

POSTED BY 


mooc-580.jpg
On one recent night, the Intelligence Squared U.S. debate series put forth a motion on Columbia University’s campus: “More Clicks, Fewer Bricks: The Lecture Hall Is Obsolete.” This is heavily contested territory, as both the setting and the style of the debate reflected. Columbia itself is the owner of quite a few nice-looking bricks, but, only last month, the university signalled its intention to start producing online courses. The Intelligence Squared events are inspired by traditional Oxford debates, decided by the votes of the audience, but they’re judged electronically. The points and counterpoints were streamed and tweeted live, but in tone the evening still evoked the charm of a winsome classroom professor: percussive jazz-fusion tracks piped in before, friendly anecdotes during, and a reception, in lieu of office hours, after.
The four debaters, each one an expert and three of them professors, knew their arguments well—this battle has had many skirmishes. Anant Agarwal, the C.E.O. of edX, an online education platform, opened for the clicks. He conceded that fewer than five per cent of the students in his online course had successfully passed it, but pointed out that so many people had signed up for the course that those five per cent were still more than he could teach at M.I.T. in forty years. Columbia’s own entrant, Jonathan Cole, the John Mitchell Mason Professor of the university, parried, citing a lack of evidence for any of online education’s “messianic” claims and professing faith in the established model. “People learn from each other when they eat together, read together, converse together, sleep together. If nothing else, sex will reinforce bricks over clicks on the campus,” he said.
Rebecca Schuman, a professor, columnist, and bricks stalwart, admitted that the online courses she had taken in preparation for the debate were fun and educational, but said that she just didn’t believe that they could replace the intimate interaction between a teacher and students. That sort of uncertainty, and where it rubs up against the idealism and potential of online education, is at the core of this debate.
Alisha Fredriksson happened to be seated in the audience. Fredriksson, a high-school senior at the Mahindra United World College, in India, has been accepted for the inaugural class of the Minerva Project. When she enrolls, she’ll be part of a grand experiment in undergraduate education, a member of a small, globe-trotting cohort whose college experience is almost entirely removed from the traditional campus.
After attending a preview weekend for admitted Minerva students in San Francisco, where the first year of the program takes place, Fredriksson took the same plane east as the program’s founder and C.E.O., Ben Nelson. He was en route to Columbia, to argue for clicks onstage. She was headed to visit her older brother, and so she came along to the debate as testimony to Nelson’s argument, and, at the very least, as a vote for his cause.
When Fredriksson enrolls at Minerva, she’ll begin a modern, digitally enhanced version of the old grand tour, stopping for hyper-immersive semesters in San Francisco, Buenos Aires, Berlin, Hong Kong, Mumbai, New York, and London. Her experience will be mediated by an online learning interface (“Skype on steroids,” she called it), which seems to be equal parts panopticon and academic seminar: everyone can see everyone else’s face on their screens, and the professor can call on anyone at any time, or rewatch and review any student’s session.
As one of the first and most important variables in this educational experiment, Fredriksson and her fellow-students in the founding class won’t have to pay tuition. (Subsequent classes will be charged ten thousand dollars for each year.) But the stripped-down cost of the reëngineered college, while certainly attractive, isn’t what most excites her. “I know how to do well on tests, but that’s not relevant,” she explained. “Now I want to learn by doing.”
What Fredriksson wants seems, at first, counterintuitive. She attends a rigorous International Baccalaureate high school halfway around the world, but says that she hopes to gain a more intensely local experience through this online program. If she does, she’ll rely primarily on a remote interface to form close connections with other young people and to navigate her surroundings. As she sees it, her role as a first-year student at Minerva will place her among “the guinea pigs of guinea pigs”—she’s been promised the freedom to shape her own education in a novel way, even while her classroom activities, like the wider program around her, are closely monitored. (Being a guinea pig, of course, may not be what every student wants from their college experience—Minerva boasts Bob Kerrey as executive chairman and Lawrence Summers was an adviser, but its program is still largely untried.)
Back onstage, the panellists were coming in for scrutiny as well. In a round of audience questioning, the clicks side was asked if, in attempting to separate research from instruction and then package the latter for the masses, they were, “in effect, freeloaders on the university system,” disseminating knowledge without creating it. Others wondered how well the online model could prepare students to enter the job market, and questioned its suitability for less vocational coursework, in poetry, creative writing, or the broader liberal arts.
On this evening, though, the doubts seemed doomed to rearguard action; it’s difficult to argue against technology when the audience is voting instantly and electronically. The crowd, filled with Columbia students and academics who live and work among the bricks of their classrooms, libraries, and dorms, awarded the win to the clicks. For one night, anyway, the lecture hall was deemed obsolete.
Photograph courtesy Intelligence Squared.

La educación no es una prioridad para los argentinos (tampoco lo es para la mayoría de los países de América Latin!)

Urgida por temas como la inseguridad y la inflación, la ciudadanía no ejerce sobre las autoridades la presión necesaria para mejorar el sistema de enseñanza
Por   | Para LA NACION, 23/4/2014 

los últimos 30 años, la agenda de los argentinos ha girado en torno de tres ejes: inflación, desempleo e inseguridad. Laeducación no constituye un tema prioritario en la lista de los principales problemas de la sociedad. Este dato de la realidad muestra la necesidad de reposicionar la demanda de una educación de calidad .
En la actualidad, la agenda de los argentinos está dominada por los problemas de la inseguridad, la inflación y la corrupción, que en conjunto son prioritarios para seis de cada diez personas. Les siguen los problemas de las drogas y del desempleo. Para la mayoría de los ciudadanos, sus principales preocupaciones tienen que ver con asuntos que requieren respuestas y gestos políticos inmediatos.
Por esta razón, no sorprende que la educación aparezca en séptimo lugar, asomando como prioridad sólo para uno de cada veinte argentinos. Hoy es difícil para los ciudadanos pensar en el largo plazo y darles prioridad a proyectos que requieren una planificación que debe ir más allá de uno o dos períodos de gobierno -como sería el caso de un proyecto educativo- y cuyos efectos no siempre se ven en el corto plazo. El agravamiento de los problemas urgentes ha desplazado la trascendencia de la educación.
Quienes conducen en democracia suelen preocuparse por lo urgente y por lo que da réditos electorales inmediatos. Por eso se requiere una opinión pública consciente de la importancia de la educación para que el gobierno que la representa le otorgue prioridad al tema.
Estas preocupaciones guiaron a la consultora Voices a realizar una encuesta a nivel nacional con 1000 entrevistas personales y domiciliarias sobre la percepción que los argentinos tienen de la educación y un estudio cualitativo entre estudiantes secundarios.
Existen opiniones divididas sobre la calidad del sistema educativo: cuatro de cada diez entrevistados opinaron de manera positiva (el 38%); una proporción similar dijo que era regular (el 42%), y el 19% lo calificó negativamente. Es decir que alrededor de 6 de cada 10 entrevistados poseen algún tipo de opinión crítica sobre la calidad de la educación.
La educación universitaria es la mejor evaluada, con un 58% de respuestas positivas (20% la considera regular y 8%, negativa). El nivel secundario es el que recibe las opiniones más adversas (40% positivas, 32% de calificaciones regulares, un 21% de negativas). Y un 45% del total de la población evalúa positivamente a la escuela primaria (30% regular y 20% negativa).
Sin embargo, a la hora de evaluar la educación que reciben sus hijos las opiniones son mayoritariamente positivas: 7 de cada 10 manifiestan que sus hijos reciben una buena educación primaria y secundaria, y 8 de cada 10, que es buena o muy buena la educación universitaria.
Estos resultados muestran que la calidad de la enseñanza es percibida de manera dual: se tiene una opinión algo crítica del sistema en general, pero al mismo tiempo existe una idea positiva de la educación de los hijos. Esta discrepancia se denomina third-person effect, un término que viene de las ciencias de la comunicación y describe el prejuicio de creer que un problema afecta a los demás, pero no a mí.
Parecería que la sociedad argentina no tiene aún verdadera conciencia del problema educativo. La evaluación PISA 2012, que mide los logros educativos de alumnos de 15 años, muestra que la Argentina ocupa el puesto 59 entre los 65 países participantes, y el sexto lugar entre los ocho latinoamericanos. Y no alcanza el nivel 2 en lectura, lo cual implica que la mitad de los estudiantes no entienden lo que leen. Y en la última encuesta global WVS, que indagó acerca de la preocupación por no poder dar una buena educación a los hijos, la Argentina figuró en la posición 40 entre las 48 naciones, con sólo un 22% manifestándose muy preocupado.
El mundo del conocimiento científico empieza a demandar mucho más que los tradicionales saberes del pasado: se busca que las personas puedan leer y comprender textos diversos, analizar fuentes de información diferentes y evaluar procesos, entre otras competencias. El desajuste entre lo que la escuela enseña y lo que la sociedad y el mercado de trabajo les piden a los jóvenes es muy grande y la escuela secundaria no está consiguiendo cerrar esa brecha.
Al preguntar qué objetivo es el más importante para un colegio secundario, casi 4 de cada 10 entrevistados destacaron que la escuela debe proveer habilidades y preparación para una salida laboral (36%), luego se mencionó que enseñe cómo razonar y prensar (18%) y que prepare a los estudiantes para la universidad (18%).
El estudio realizado entre estudiantes del secundario muestra que para los jóvenes la principal función de la escuela media debería ser brindarles una buena enseñanza que les permita acceder a la educación superior y que los prepare para el mundo del trabajo y la vida social. El secundario debería darles las herramientas necesarias para poder resolver los problemas que aparezcan a futuro en estos ámbitos. En ese sentido, se valoran la exigencia y la transmisión de valores en relación con una formación integral.
Al preguntar a la población cuál es el mayor problema que enfrenta el sector educativo, la calidad de la educación no aparece como uno de sus principales problemas. Más bien aparecen aquellos que tienen que ver con aspectos gremiales y administrativos (días de paro, sueldos docentes, presupuesto educativo) antes que con la calidad (programa educativo, idoneidad de los docentes, resultados de las evaluaciones de los alumnos).
Se ha invertido, el gobierno actual ha incrementado el presupuesto, se han incorporado docentes, entregado computadoras, becas y subsidios, pero esto no se ha traducido en un incremento en los niveles de la educación.
Mejorar la educación argentina no es sólo tarea de autoridades: también requiere la participación activa de la sociedad civil para que presione a los líderes a fin de que se implementen los cambios necesarios.
Una opinión pública consciente y activa es indispensable para generar las acciones y los cambios de comportamiento necesarios en los distintos actores: gobiernos, directores, docentes, estudiantes, padres y sociedad civil en general, para alcanzar juntos una mejor calidad de educación para todos.
Es indispensable que la ciudadanía conozca y entienda los desafíos que nos plantea la mejora de la educación argentina. Si no estamos a la altura de este compromiso, si no logramos que nuestros jóvenes reciban la formación requerida en estos tiempos de cambio permanente, donde lo fundamental no es repetir conceptos establecidos sino tener bases sólidas y formación intelectual para la adaptación y el cambio, no estaremos simplemente atrasados, sino que perderemos el tren de la historia.
© LA NACION
La autora, socióloga, es presidenta de la consultora Voices y miembro de la Academia Nacional de Educación..

Colleges Seek New Paths to Diversity After Court Ruling



Continue reading the main storyShare This Page
Continue reading the main story
Leaders in higher education, upset by Tuesday’s Supreme Court decision upholding Michigan’s ban on race-based preferences in college admissions, said the ruling would nudge them further along the path of finding alternative means to promote diversity in their student bodies.
Race remains a permissible element in admissions in states without such a ban, and many educators hailed the dissent by Justice Sonia Sotomayor, which emphasized the continuing significance of race. Still, they said affirmative action appeared to have a limited future.
“Most of us have already started to look at other variables than race, especially first-generation students, and low-income students,” said Muriel Howard, president of the American Association of State Colleges and Universities. In debates taking place in various parts of the country, many educators have argued that such methods produce diversity but far less effectively.


The California Senate, seeking to increase minority representation at state university campuses, passed a bill this year that would have eliminated Proposition 209, that state’s 1996 ban on racial preferences. The bill was backed by many Latinos, but opposed by many Asian groups. Last month, the State Assembly speaker sent it back to the Senate without taking any action.
This month, in what could become the next round of affirmative-action litigation, the Virginia-based Project on Fair Representation set up websites featuring photos of Asian students in an attempt to find plaintiffs for race-based discrimination suits against Harvard, the University of North Carolina and the University of Wisconsin.
Richard D. Kahlenberg, a senior fellow at the Century Foundation, has argued that colleges can achieve diversity without considering race, through such measures as admitting the top students from each high school in the state, taking family income into account and ending preferences for legacy students.
“Colleges don’t want to do it because they’d rather assemble a class of wealthy students of all colors,” he said.
Some who support state bans on racial preferences said such prohibitions might spread as a result of the Supreme Court decision.
Roger Clegg, president of the conservative Center for Equal Opportunity, said he hoped to see the bans proliferate, whether through ballot initiatives or legislation.
“Not every state has ballot initiatives, but where ballot initiatives are not available, state legislatures should act,” he said. “And where state legislatures won’t act, then action should be taken at the local level.”
But some of the prime movers behind the bans said they did not expect a flurry of new ones — in part because they believed their fight against racial preferences was mostly won.
“I think this issue is largely settled,” said Ward Connerly, president of the American Civil Rights Institute. “Most Americans have made up their minds that the government should not treat people differently based on race, and they’re kind of impatient that we continue to wrestle with the question.”
Mr. Connerly, a former California regent who took his campaign to ban racial preferences to eight states, said he had no plans to work toward referendums in more states, and would be surprised if any other organization decided to spend significant resources to do so.
“I think where this is going to go is more universities trying to craft policies that rely on socioeconomic factors, and they won’t get much of a quarrel as long as they don’t make those policies smell like race-based factors,” Mr. Connerly said.
And Jennifer Gratz, a plaintiff in one of the cases against the University of Michigan and founder of the XIV Foundation, said that while she would support efforts for more bans, she was now interested in moving beyond such a fight.
“At this point, I think there needs to be a process to start to talk with people who believe they need race preferences to succeed, and tell them why in this day and age, no one needs a government preference based on their skin color,” she said.
Many who have backed the continued use of race in admissions criteria say the growing focus on social and economic factors is a matter of practical politics.
“The reason we’re moving to income-based affirmative action is that it’s politically viable, and allows a coalition we haven’t seen since Bobby Kennedy, of working-class whites and minorities,” said Anthony P. Carnevale, director of the Center on Education and the Workforce at Georgetown University. “But it won’t solve the problem, since our system of higher education now faithfully reproduces race and class differences across generations.”
Since 1994, he said, higher education has become increasingly two tiered, with 85 percent of white students going to the top 500 four-year colleges, and 75 percent of black and Latino students going to open-admissions schools. “In the end, you can’t avoid dealing with race,” he said.
Kati Haycock, president of the liberal Education Trust, said she could not deny that most people who follow the Supreme Court believe the clock is running out on race-based admissions policies.



“I just keep wishing that the people who spend so much time trying to end racial preferences in higher ed would work to end the racial differences in the education we provide K-12, which is why we need the racial preferences,” she said.

Continue reading the main storyShare This Page
Continue reading the main story
The New Yor Times
A blinkered view of race in America won out in the Supreme Court on Tuesday when six justices agreed, for various reasons, to allow Michigan voters to ban race-conscious admissions policies in higher education.
In 2003, the court upheld such a policy at the University of Michigan Law School because it furthered a compelling governmental interest in educational diversity. Opponents of affirmative action moved to amend the State Constitution to ban any consideration of race or sex in public education and employment. In 2006, voters passed the amendment by a wide margin.
Affirmative action supporters sued to strike down the amendment, arguing that by changing the rules of the game in a way that uniquely burdened racial minorities, the amendment violated the equal protection clause. A closely divided federal appeals court agreed.
In Schuette v. Coalition to Defend Affirmative Action, the Supreme Court reversed that ruling and allowed the amendment to stand. Among other things, the justices disagreed about whose rights were at issue: the minorities who would be affected by the ban or the majority of the state’s voters who passed it.
Justice Anthony Kennedy, writing for a three-member plurality, sided with the voters, who he said had undertaken “a basic exercise of their democratic power” in approving the amendment. He cautioned that the ruling took no position on the constitutionality of race-conscious admissions policies themselves. “This case is not about how the debate about racial preferences should be resolved. It is about who may resolve it.”
Not so, Justice Sonia Sotomayor responded, in a stinging 58-page dissent. “Our Constitution places limits on what a majority of the people may do,” she wrote, such as when they pass laws that oppress minorities.
That’s what the affirmative action ban does, by altering the political process to single out race and sex as the only factors that may not be considered in university admissions.
While the Constitution “does not guarantee minority groups victory in the political process,” Justice Sotomayor wrote, “it does guarantee them meaningful and equal access to that process. It guarantees that the majority may not win by stacking the political process against minority groups permanently.”
The Michigan amendment has already resulted in a 25 percent drop in minority representation in Michigan’s public universities and colleges, even as the proportion of college-age African-Americans in the state has gone up.

In the most eloquent part of her dissent, Justice Sotomayor rightly took aim at the conservative members of the court, who speak high-mindedly of racial equality even as they write off decades-old precedent meant to address the lingering effects of “centuries of racial discrimination” — a view that is “out of touch with reality.” The reality, she wrote, is that “race matters.”
In response to her pointed rebuke, Chief Justice John Roberts Jr. wrote a terse concurrence chiding Justice Sotomayor for questioning her colleagues’ “openness and candor.” Yet the chief justice’s own words on race show no true understanding of what she called America’s “long and lamentable record” of rigging the political game against racial minorities. “The way to stop discrimination on the basis of race is to stop discriminating on the basis of race,” he wrote glibly in a 2007 case striking down school integration efforts in Washington and Kentucky. “Things have changed dramatically” 50 years after the Voting Rights Act, he wrote last year in Shelby County v. Holder, which struck down a provision of that act.
These quotes represent a naïve vision of racial justice. As Justice Sotomayor put it, “we ought not sit back and wish away, rather than confront, the racial inequality that exists in our society.

El 'arte' de limitar la libertad de información, Baltasar Garzón


Wikileaks no es una amenaza, sino un medio que ejerce un derecho fundamental


Los ciudadanos de todo el mundo asistimos hace apenas unos meses con asombro a la revelación de la existencia de dos programas de vigilancia masiva de las comunicaciones por parte del Gobierno norteamericano. La justificación gubernamental estadounidense ante tal violación del derecho fundamental a la intimidad personal y familiar resultó previsible: los programas han sido eficaces porque han “prevenido muchos ataques terroristas”. Nunca se especificó cuáles fueron estas acciones, lo que obviamente produce en el ciudadano una sensación amarga, que aumenta su incredulidad.
En cambio, es menos previsible la respuesta que pueda dar el Gobierno en cuanto al caso Edward Snowden, exagente de la Agencia de Seguridad Nacional (ASN) y presunto whistleblower o denunciante de esta información.
Algunos de estos documentos filtrados indican que la ASN y el Centro de Inteligencia Británico (GCHQ) habrían espiado a Julian Assange y a Wikileaks. En este caso, la definición ha sido la de “actor foráneo maligno”, esto es, se le ha catalogado como una amenaza a la seguridad nacional. Wikileaks parece que ha sido espiada hasta el punto de monitorizar las entradas a su website y adquirir las direcciones de IP de los visitantes a la web. Otro de los documentos describe las presiones ejercidas por Estados Unidos a países aliados para tratar a Julian Assange como un delincuente. Esto, sencillamente, es inaceptable en un país democrático que se precia de aplicar el Estado de derecho.
Dispone el artículo 19.2 del Pacto de Naciones Unidas de Derechos Civiles y Políticos que “toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

La guerra contra el terrorismo no puede avalar la vigilancia de los periodistas y de los medios de comunicación
Los mismos derechos de naturaleza fundamental están recogidos en otros textos regionales de protección de los derechos humanos como son: el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH); el artículo 13 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos; y el artículo 9 de la Carta Africana de Derechos Humanos.
Su ejercicio puede estar sujeto a restricciones legales, que se consideran necesarias para asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás; y para proteger la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas. Pero, como cualquier restricción, deben ser aplicadas en sentido estricto.
Lo que resulta de vital importancia es que en todos estos textos jurídicos la libertad de expresión y la libertad de información se regulan en un mismo artículo porque la primera es la base de la segunda y porque aquella no se puede ejercer sin esta.
Esto es, el acceso a la información es una conditio sine qua non para ejercer, de forma plena, la libertad de expresión así como otros derechos. Si uno no está informado, su opinión podrá ser válida, pero será incompleta o, cuando menos, distinta a aquella otra que expresaría de haber dispuesto de la información. Y ello tendrá repercusiones en otros ámbitos, como puede ser el ejercicio del derecho al voto.
De ahí que el Comité de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas haya declarado que la libertad de expresión y la de información son de suma importancia en cualquier sociedad democrática.
Estos derechos que, en teoría, se consideran tan arraigados en las sociedades democráticas occidentales son objeto de numerosas tensiones entre el Estado y los ciudadanos. En términos generales, existe una clara tendencia por parte de algunos Gobiernos a limitarlos. Esta predisposición se escuda en una interpretación amplia y muchas veces contra legem, de las restricciones legales a las que se han hecho alusión.
En este contexto, son varios los mecanismos desplegados: el más conocido es la “guerra contra el terrorismo” con el que se consigue justificar la supuesta protección de la seguridad nacional y la intromisión sistemática de los derechos y libertades de los ciudadanos, precisamente los dos que se alegan contra Assange y Wikileaks.
Resulta paradójico que tanto uno como otra estén siendo tratados como una amenaza y no como lo que son: un periodista y un medio de comunicación que ejercen el derecho fundamental de recibir y difundir información en estado puro, sin cortes ni censura, sin intereses partidistas de por medio, sin presiones económicas ni políticas. Es quizá este sistema el que causa miedo y preocupación por la falta de control que suponen

Las autoridades han tratado de evitar ser investigadas, no de amparar a la sociedad contra Julian Assange
Un ejemplo claro fue la publicación y difusión del vídeo del ataque aéreo estadounidense que causó la muerte de NamirNoor-Eldeen y SaeedChmagh, dos trabajadores de la agencia de comunicación Reuters en Irak. La agencia intentó infructuosamente conseguir el vídeo del ataque que finalmente se hizo público en Wikileaks desmontando la versión oficial del Pentágono al demostrar que se había tratado de una acción contra civiles.
La práctica de las autoridades americanas y británicas de investigar y espiar a Julian Assange, Wikileaks y a sus empleados no tendría como objetivo, por tanto, proteger la seguridad nacional, ni amparar a la sociedad ante una amenaza, sino defenderse ellos mismos de la posibilidad de ser investigados. En suma, se trata de proteger al Estado de sus ciudadanos.
En el procedimiento contra la soldado Manning, el fiscal declaró a efectos de la obsoleta, pero vigente Ley de Espionaje norteamericana, no hacer diferencia alguna entre una fuente que suministra información a WikiLeaks o la que proporciona a otro medio de comunicación, como el New York Times.En este sentido, cabe preguntarse: ¿Acaso también estamos ante una guerra contra la libertad de expresión y de información? ¿Ante una especie de tendencia o “arte” de limitar la libertad de información? Si fuera así y hay indicios de ello, estaríamos entrando en un terreno pantanoso del que será difícil salir indemne.
La respuesta debe ser firme: la guerra contra el terrorismo no puede legitimar, en modo alguno, el procesamiento de quienes publican prácticas ilegales o irregulares realizadas por quienes gobiernan. Tampoco puede justificar políticas de vigilancia a periodistas ni a medios de comunicación vulneradoras de derechos fundamentales ni, mucho menos, su procesamiento penal por ejercer un derecho fundamental propio de una sociedad democrática. Cualquier acción en este sentido deberá ser investigada hasta sus últimas consecuencias y sus autores imputados, por cuanto están contradiciendo el verdadero sentido del derecho a la información y el acceso a la misma, como pone de manifiesto el relator especial para la Libertad de Expresión e Información, Frank Larue en su informe general a la Asamblea General de septiembre de 2013.
Mientras tanto, próximamente, Julian Assange cumplirá dos años como refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres, gracias al asilo político conferido por el presidente Rafael Correa, sensible a los derechos humanos cuestionados y consciente del riesgo que aquel correría en manos norteamericanas. Esa decisión le ha enfrentado al poder más potente del mundo, pero los meses transcurren entre el autismo británico y la falta de respuesta de las autoridades judiciales suecas que quebrantan en forma flagrante los derechos de Assange, consumando una agresión oficial a un ser humano sin precedentes recientes.
Baltasar Garzón es abogado.


Brasil se convierte en el primer país con una Constitución de Internet

Rousseff gana la Copa de Internet con la primera Constitución de la Red

El Senado brasileño aprueba la Ley de Marco Civil, un día antes de la cumbre #NETmundial de São Paulo


Los ciudadanos celebran la votación del Marco Civil en el Congreso / CÂMARA DOS DEPUTADOS
En el año del Mundial, Brasil se ha convertido en la anfitriona de la Copa del Mundo de Internet con una clara ventaja en el marcador, después de que el Senado aprobase este martes la ley de Marco Civil, la primera Constitución de la web que establece principios, garantías, derechos y deberes para usuarios y proveedores. La señal verde de la Cámara Alta se produjo 24 horas antes de #NETmundial (la cumbre internacional sobre la gobernanza de la Red) que se celebrará hasta el jueves en São Paulo y en el que, además de la presidenta Rousseff, se espera la presencia, entre otros, de Tim Berners Lee, el inventor de la World Wide Web de cuya creación se cumplen 25 años. El objetivo, arrebatar a Estados Unidos la supremacía virtual. “Estamos aquí gracias a Edward Snowden”, decían ayer participantes en el encuentro en las redes sociales.
Para entrar en vigor, la ley ya sólo está pendiente de la sanción de Rousseff, cuyo esperado discurso inaugurará la cumbre. El Marco Civil establece, entre otras cuestiones, que las compañías no podrán limitar el acceso a los usuarios a determinados contenidos o cobrar precios diferentes por cada servicio prestado (la neutralidad de la Red), la inviolabilidad de las comunicaciones y que los proveedores de Internet deberán almacenar los registros de conexión por seis meses y ponerlos a disposición de las autoridades previa orden judicial. El proyecto final, que se aprobó sin modificaciones con respecto al texto avalado hace un mes en la Cámara de Diputados, no convence a todos en Brasil y algunos especialistas alertan de ciertos desvíos con respecto al texto original.
Entre los puntos polémicos estarían la neutralidad de la Red, el almacenamiento de datos y el posible castigo a los usuarios– y no a los proveedores- por contenidos vinculados. Sergio Amadeu, sociólogo y representante de la sociedad civil en el Comité que ayudó a crear el Marco Civil aseguró este martes que Rousseff necesita vetar el artículo 15 porque, según él, representa una amenaza a la libertad ya que obliga a las empresas a guardar los datos de los usuarios durante seis meses con fines investigativos. Otra voz en contra es la de Pedro Eckman, coordinador de Intervozes, Coletivo Brasil de Comunicaçao Social. “Esa medida debilita la protección de la privacidad, conculcando la presunción de inocencia al obligar a almacenar de forma obligatoria las actividades de los internautas de forma indiscriminada y masiva”.
Gol de Dilma
Este gol de Dilma iría dirigido a la portería geopolítica del gobierno mundial de la web, tras el escándalo de las revelaciones de Edward Snowden y el espionaje de la NSA estadounidense (Agencia Nacional de Seguridad) a amigos y aliados de la Casa Blanca, entre ellos la propia Rousseff y la canciller alemana Ángela Merkel. Berlín y Brasilia, además de la Unión Europea y la Asamblea General de la ONU, quieren establecer unas reglas que impidan el control que Washington ejerce en la Red, algo difícil de conseguir según los especialistas. “Brasil está en la vanguardia de Internet. La nueva ley muestra que estos asuntos preocupan en el país desde hace seis años”, dice Camille François, investigadora de la Universidad de Harvard (EE UU) que ha trabajado, entre otros, para Google y la Agencia estadounidense de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) y que participará en la cumbre paulista. “Es una discusión que ha reunido a muchos expertos y creo que el mundo tiene mucho que aprender”.
Ya el presidente estadounidense, Barack Obama, y el Departamento de Comercio de EE UU anunciaron el 15 de marzo su disposición a renunciar a la prerrogativa que ejercen sobre la atribución de los dominios en Internet a través del ICANN (la Corporación de Internet para la asignación de Nombres y Números) una organización sin ánimo de lucro con sede en California, para dejar paso en unos 18 meses a un sistema de gestión global, aunque anunciaron que no pretendían dejarlo en manos de otro grupo de países.
Tumulto en el Senado brasileño
Mientras la competición se escenificará en la reunión de São Paulo, la urgencia para aprobar el Marco Civil para hacerlo coincidir con la cumbre hizo del Senado brasileño un campo de batalla.
El precandidato del Partido Socialista Democrático de Brasil (PSDB) a la presidencia de la República, Aécio Neves, y Lindbergh Farias (del Partido de los Trabajadores, PT, en el Gobierno), protagonizaron una intensa discusión, después de que el petista acusara a Neves de alejarse de la sociedad por mostrarse contrario a la aceleración en la aprobación del proyecto, que se debatía desde hace tres años entre el Gobierno y sus aliados.
En vista del acaloramiento, varios senadores tuvieron que contener a Mário Couto (PSDB) que amenazaba a Neves con el dedo en ristre. La oposición alegó que la Cámara Alta estaba siendo "atropellada" para aprobar una ley que serviría de trofeo a Rousseff en el evento #NETmundial durante el que se debatirán más de 200 propuestas, entre paneles y mesas de discusión, de 85 países.
También se espera la presencia en la capital paulista de decenas de activistas, también de otras naciones, como #Our Net Mundial que no se sienten representados por la organización del foro y que, movilizados a través de las redes, que piden una legislación libre de censura y software al alcance de todos.